Agosto

¿Te cuesta trabajo ahorrar? Hazlo de manera automática

ImgWebsite-EF-0818

Algunas personas saben la importancia de ahorrar y tratan de hacerlo de distintas maneras. Pero muchas veces se cruza algo en el camino: una oferta, un imprevisto, el predial, el regreso a clases o la Navidad. Hay otras a las que les cuesta trabajo llegar a fin de mes, por lo que nunca les sobra dinero para guardar.

De acuerdo con David Bach, experto en finanzas personales y autor de varios libros sobre el tema, el problema es que las personas, cuando reciben su dinero, empiezan por pagarles a todos los demás. En otras palabras, le pagan al gobierno (impuestos), al banco (hipoteca, tarjetas de crédito), a la compañía de luz, a la del celular, servicios de música y televisión, etc. Pagan a todos y por eso no les alcanza para pagarse a uno mismo, a través del ahorro1.

La única manera de cambiar la situación es darle la vuelta por completo y empezar por nosotros mismos. Ponernos delante de los demás, para que podamos alcanzar las cosas que nos son importantes. La manera más eficiente de hacerlo es el ahorro automático, por las siguientes razones:

 

  1. No requiere ningún esfuerzo. Una vez que programamos un ahorro domiciliado, ya sea mediante cargo o transferencia automática, no necesitamos hacer nada más. Estaremos ahorrando la cantidad deseada, sin pensar.
  2. Permite generar el hábito de manera sencilla, porque además podemos empezar poco a poco e ir incrementando el monto para que no nos cueste ningún trabajo. También te ayuda a ser consistente y alcanzar tu objetivo.
  3. Reducimos nuestro gasto. Si programamos los cargos automáticos los días que recibimos nuestro salario, tendremos menos dinero disponible para gastar y nos iremos acostumbrando a vivir con menos.

Ahora bien, en México no todos los bancos ofrecen a sus clientes la posibilidad de programar transferencias automáticas a una cuenta de ahorro. Pero sí existen algunos que lo facilitan y lo promueven como un servicio en favor de sus clientes.

La buena noticia es que cada día más empresas financieras cuentan con el servicio de cargos automáticos a cualquier cuenta bancaria o de nómina por ejemplo: algunas operadoras o distribuidoras de fondos de inversión, ciertas aseguradoras y la mayoría de las Afores, como Principal. La tecnología hoy en día también nos permite hacerlo desde varias aplicaciones, como Afore Móvil, por ejemplo.

De hecho, una manera sencilla de generar patrimonio a largo plazo es precisamente mediante el ahorro voluntario automático, el cual puedes realizar en Principal, porque ese dinero está siendo invertido en un portafolio bien regulado y adecuado para ese horizonte de inversión. Así de fácil: domiciliado, automático, casi sin darnos cuenta.

Algunas personas utilizan el ahorro automático para alcanzar más fácilmente metas de menor plazo. Por ejemplo: construir un fondo para emergencias, guardar dinero para su boda o para el enganche de un departamento. Incluso se puede utilizar para administrar mejor aquellos gastos que no ocurren cada mes: las vacaciones familiares, el regreso a clases o la compra de regalos de Navidad.

La tecnología ha cambiado la manera de manejar nuestras finanzas personales y nos permite hacer hoy cosas que hasta hace algunos años eran impensables. Sin duda seguirá evolucionando. Vale la pena aprovecharla para simplificar la manera en que administramos nuestro dinero, sobre todo en aquellas cosas que aún nos cuestan trabajo, como ahorrar.

 

Referencias
Bach, David. “The Automatic Millionaire”.

 

 
Compartir:
  

¿Qué es la volatilidad y cómo puede influir en tu estrategia de inversión?

ImgWebsite-IA-0818

El cambio de precios de los activos que se cotizan en las bolsas de valores es conocido como volatilidad. Su frecuencia e intensidad es variable. Está influida por hechos reales, pero también por la especulación. Es algo que no se puede modificar, pero que debes saber cómo te afecta y, sobre todo, cómo adaptarte a ella.

En los mercados bursátiles se suele hablar de incertidumbre; es un término inherente a toda inversión, y puede ser mayor o menor. Duda de quien te diga que algo es totalmente seguro. Los grandes inversionistas, sin embargo, aprenden tanto de este fenómeno que no solo pueden perder por su causa, sino que lo usan a favor.

 

¿A qué responde?

Siempre que en las noticias analizan la incertidumbre y, por tanto, la volatilidad de los mercados bursátiles alrededor del mundo, hacen hincapié en varios factores, sobre todo, en los de carácter político y económico.

Para algunas personas que invierten, la volatilidad es el caos. Para otros, sin embargo, es el momento de mayores oportunidades de buscar ganancias. Lo primero que debes conocer para enfrentarte a este fenómeno implícito de los mercados es tu perfil de inversionista. Si eres un conservador, será mejor que utilices instrumentos de poco riesgo, que no afecten tu tranquilidad.

En cambio, si eres arriesgado, debes tener presente que en el largo plazo, por lo general, las inversiones se recuperan. Entonces, si decides apostarle a la volatilidad en el corto plazo y sacar beneficio de ella, es también fundamental aguantar sin desánimos los tiempos con turbulencia, y esperar a que las aguas se aplaquen. Mientras no saques tu dinero en donde está invertido, es posible que veas una ganancia.

En el corto plazo, debido a cambios súbitos en los precios de activos, la volatilidad puede permitir grandes ganancias, pero quienes apuestan por ella saben que los imprevistos pueden afectarlos a favor y en contra. Sobre ello, Peter Lynch, uno de los más reconocidos gestores del mundo, opina: “Excepto en casos de grandes sorpresas, las acciones son bastante predecibles en periodos de veinte años. En cuanto a si van a subir o bajar en los próximos dos o tres años, es lo mismo que arrojar una moneda al aire".

Existen en el mercado fondos que están diseñados para encontrar un balance ideal según tu perfil como inversionista. De esta manera, los expertos hacen el trabajo por ti y buscan la mejor combinación de instrumentos a través de un proceso disciplinado de inversión para lograr tus objetivos financieros.

Los inversionistas conservadores, con poca tolerancia al riesgo, con un corazón delicado ante los influjos del mercado, deberán buscar portafolios menos riesgosos o volátiles. Buscan el rendimiento ideal con pocos sobresaltos.

En cambio, si se es un inversionista arriesgado, joven, y el retiro no depende del capital que se posee, vale la pena invertir mayores montos en instrumentos de renta variable (acciones) y menos a la renta fija (deudas). Es cierto que este perfil es menos seguro, pero también más redituable.

Entre un extremo y otro hay perfiles muy variados. Cada inversionista debe encontrar su inversión según su perfil, pero también sus necesidades y sueños. En Principal brindamos soluciones reales para lograr tus objetivos de ahorro e inversión, acércate a un asesor.

 

 

 
Compartir: